miércoles, 9 de julio de 2014

A Colombia le fue mal en las pruebas Pisa



La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos OCDE reveló nuevamente un nuevo informe de las pruebas del Programa de Evaluación Internacional de Estudiantes (Pisa), que analiza diferentes aspectos académicos en varios países, y señala que los estudiantes colombianos obtuvieron 379 puntos de los 603, obtenidos por Shanghai, que se posesionó en el primer lugar en temas sobre educación financiera.

Este es el primer examen a gran escala sobre la materia y evaluó a unos 29 mil alumnos de 13 países y economías del organismo y otros cinco asociados.

El programa Pisa tuvo en cuenta el conocimiento de los estudiantes en asuntos como la gestión de cuentas y tarjetas bancarias, la planificación de sus finanzas, la comprensión de los riesgos, intereses o impuestos, y de sus derechos y deberes como consumidores.

Según el informe Colombia fue el peor país situado en la tabla por debajo de Italia (466), Eslovaquia (470), Israel (476), Croacia (480) y España (484).

Los alumnos de Flandes (Bélgica), con 541 puntos se destacaron en el listado pro estar por encima de la media de los 500 de la OCDE. También se encuentran Estonia (529), Australia (526), Nueva Zelanda (520), República Checa (513), Polonia (510) y Letonia (501).

El análisis, elaborado con la colaboración del banco español BBVA, revela que solo el 3,8 % demostró un nivel de excelencia, y que apenas uno de cada diez pudo resolver las preguntas más difíciles, que implicaban por ejemplo el coste de una transacción o calcular el balance de una cuenta.

El 15,3 % de media que no llegó a un nivel básico demostró que, como mucho, era capaz de reconocer el uso de documentos financieros habituales, como una factura, y de tomar decisiones sencillas sobre gasto cotidiano.

El informe destacó que un mejor resultado de un país en materia financiera no se asocia de forma directa, pese a lo que pudiera parecer, a los mejores resultados en matemáticas y lectura en otros informes PISA, pero sí está vinculado al entorno socio-económico.

El estudiante de un ambiente bueno o privilegiado obtuvo, de media, 41 puntos más que otro con menos posibilidades, mientras que, en general, los estudiantes nativos del país en cuestión aventajaban a los inmigrantes con un estatus similar.

Las chicas y los chicos anotaron una puntuación parecida, a diferencia de lo que sucede entre los adultos, pero se registró mayor número de chicos en el nivel de rendimiento superior.

La OCDE señaló que más del 70 % de los adolescentes de la comunidad flamenca de Bélgica, Estonia, Francia, Nueva Zelanda y Eslovenia poseían una cuenta corriente, frente a menos del 30 % de Israel, Colombia o Polonia, y constató que en 9 de los 13 países de la OCDE el resultado fue mejor en aquellos con una.

El respectivo Producto Interior Bruto (PIB) per cápita, en cambio, solo está detrás del 16 % de la variación entre los resultados de un país y otro.

Y, por último, el organismo vio una relación directa entre la nota registrada y el interés del alumno hacia el aprendizaje y su perseverancia. Diferencia entre quienes aseguraron que les gustaba resolver problemas complejos y aquellos que no, se situó, según la OCDE, en 31 puntos.



COMENTARIOS